“ENTRE LA INVISIBILIDAD Y LA TRANSPARENCIA”

El próximo jueves 29 de Septiembre de 2015  se llevará a pleno una Declaración Institucional que fue presentada como moción por nuestro partido, Rivas Puede. En unos tiempos donde la palabra “transparencia” ha pasado a ser habitual en todas las tertulias, y que además tanto hemos defendido desde el ADN de Podemos, creo que es necesario también que hablemos del concepto sin que confundamos muchas veces los términos.
¿Qué es la transparencia? La Real Academia de la Lengua nos dice que es la cualidad de transparente. Y, ¿qué es transparente?: es un cuerpo que permite ver los objetos con nitidez a través de él.

Desde un punto de vista personal, creo que en ocasiones aun confundimos transparencia con privacidad, y que también solemos encontrar dificultades para encontrar el límite entre lo personal y lo público. Por ello, para evitar caer en ese bucle, es necesario defender la transparencia gubernamental como política pública.

 La transparencia como política pública es la acción de un gobierno para dar solución a un problema público, que en este caso no es ni más ni menos que la gestión, uso y divulgación de la información gubernamental, para aprovecharla como recurso estratégico en beneficio de la sociedad y de los fines del organismo público.

El gobierno del Ayuntamiento de Rivas no es del todo transparente porque confunde transparencia con invisibilidad. No se trata de ofrecer a los ciudadanos una política ideologizada en blanco nuclear. Se trata de garantizarles una gestión pulcra. No se trata de hablar y hablar en mítines y asambleas de las luces sino de no tener miedo a enseñar las sombras.  Uno de los riesgos de llevar muchos años en política es acabar pensando que uno se vuelve imprescindible y que el sol sale gracias a su talento.

Un buen comienzo para buscar la transparencia es no tener miedo a la opinión de los demás. Por eso Rivas Puede propone que el Ayuntamiento de Rivas solicite de manera voluntaria la evaluación de la ONG Transparencia Internacional a través de sus indicadores. ¿Por qué no? El Ayuntamiento necesita cumplir con los mayores niveles de exigencia. No eludamos las evaluaciones y auditorias de grupos e instituciones. No hay cosa más ridícula que aquel que se piensa un genio pero en el que los demás ven a un necio.

Otra manera de buscar una verdadera transparencia institucional pasa por realizar un plan consensuado con las fuerzas políticas de la oposición, y también con los vecinos porque al final son ellos quiénes mejor saben que información necesitan. Sentémonos en una mesa  y hagamos juntos un plan general al que todos estemos sometidos. Busquemos consenso, seamos unánimes en nuestras exigencias sobre transparencia. Si este Ayuntamiento, como institución, lograra vertebrar unas garantías y unos procedimientos que velaran por la transparencia suscritos por todos los grupos municipales la opacidad no cabría. Las medias tintas tampoco. La legalidad garantiza cierto nivel de transparencia.  No nos contentemos con el aprobado, busquemos nota. La ciudadanía nos lo agradecerá.

Volviendo a la definición de transparente parece claro que la transparencia no la ha de valorar el objeto sino quien mira a través del objeto. No hay mayor nitidez democrática que llevar a Pleno todos los proyectos relacionados con contrataciones, adquisición y enajenación del patrimonio, todos los proyectos de concertación de operaciones de crédito y todos los proyectos urbanísticos. No darle fuerza al Pleno es temer la fuerza de la ciudadanía, es quitarle músculo a la democracia. La transparencia necesita de integridad y honestidad políticas. Spencer Johnson dijo que la integridad es decirse a uno mismo la verdad y que la honestidad es decirle la verdad a los demás. Con un poco de voluntad podemos conseguir que este Ayuntamiento sea transparente, íntegro de puertas adentro y honesto de puertas afuera.

Debemos articular una transparencia útil. De ahí que, por ejemplo, la publicación sobre la realidad patrimonial de los cargos electos y del personal de este Ayuntamiento debe ser un principio incontestable. El bienestar económico es aconsejable siempre que no haya dopaje. Los ripenses han confiado en nosotros, nos han puesto aquí para que trabajemos por un Rivas mejor. Debemos dejar muy claro que la política no es una inversión sino una vocación.

A día de hoy las redes sociales son un excelente vehículo para llegar a la gente. También pueden ser una peligrosa arma de enturbiamiento. Internet lamentablemente también permite que una mentira se repita cien veces, cien mil veces, hasta convertirse en verdad. La página web del Ayuntamiento, en concreto su apartado “Gobierno Abierto”, no cumple con las expectativas necesarias para garantizar la fluidez, la profundidad y la veracidad de una información necesaria. Me explico. Es una buena idea, es una idea imprescindible, pero está mal ejecutada, muy mal ejecutada. Deberíamos replantearnos un nuevo formato más fácil, más sencillo para las personas. De puertas adentro  en este Ayuntamiento no es tan fácil, no es tan sencillo acceder a la documentación necesaria para poder llevar a cabo la tarea de oposición. Pues bien, si yo tengo problemas para saber, imagínense a un ciudadano cualquiera intentando buscar aclaraciones. La transparencia no es solo volcar datos y más datos sin orden alguno. Los inspectores de hacienda no temen a la falta de contabilidad sino a la inventiva contable que vende la cuadratura del círculo.

La transparencia necesita de una accesibilidad cuantitativa y cualitativa. Los ciudadanos tienen derecho a acceder y a entender a qué están accediendo. Un portal de transparencia municipal no puede ser un ejercicio de trilero donde se le exija al ciudadano que encuentre la bolita.

Por eso creemos necesario que hay que replantearse el formato del apartado de “Gobierno abierto”, creemos en un nuevo modelo  respaldado por los ripenses, abierto a través de un proceso de participación ciudadana para que sea la gente quién diga si está satisfecha con la calidad del vehículo informativo.

En definitiva, tal y como escribiera Virginia Woolf “si no puedes decir la verdad sobre ti mismo no puedes decirla sobre otras personas”. En nuestra mano está conseguir que el Ayuntamiento de Rivas se convierta en un referente institucional sobre transparencia. Hagamos que sean los demás los que digan: “ aquí hay verdadera transparencia”.  No hay más que decir, solamente hay que actuar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s