REFLEXIONES DE UNA CONCEJALA

IMG_8098

Ser elegida representante de la gente ha sido una responsabilidad querida. Llega un momento en la vida en el que algunas personas (ni más valientes ni mejores que otras) damos un paso hacia delante con el fin de canalizar el sentir popular de una ideología. Tengo la firme convicción de que para ser buena política hay que creer en algo, y hacerlo con mucha fuerza. Sin embargo, no comparto la iluminación dogmática de algunos. El poeta Carl Sandburg escribió: “soy un idealista. No sé dónde voy pero estoy en el camino”. Esta frase me acompaña porque mi mayor ilusión es representar y no dirigir, mi anhelo es dar voz y no discursos. Mi sueño es construir, no destruir.

         En  Política habita la complejidad, con mucha oscuridad y algunos retazos de luz. El Poder tiene la forma de una serpiente. Se parece a un camino abrupto, a ratos siniestro, en el que pruebas tu coherencia personal a cada instante. Quien niegue esto es que no conoce la realidad no del sistema sino del mundo humano. Desconfío de los apóstoles que proclaman el blanco frente al negro, que elevan a los altares o incineran en la hoguera. Evito aquellas personas  que hablan de algo desde la improvisación con una rotundidad tan vacía que ni el eco hace acto de presencia. Nadie es perfecto porque en  nosotros mismos se da una batalla diaria entre la fortaleza y la debilidad, entre el yo egoísta y el yo altruista. Prefiero un momento de duda al impulso intolerante. La gente a la que representamos tiene que saber que somos como ellos, por eso es tan importante no permitir que la política se distancie de la vida común. Yo no tengo la verdad de nada. En todo caso la comparto. Intento no caer en el error previsto por aquel filósofo británico que dijo “mucho de lo que pasa por idealismo es odio o amor al poder enmascarado”. El cambio ha de venir de todas, desde todas  ¡Ojo al enfado social que abraza a individuos vacíos! ¡Ojo a las soluciones fáciles para problemas tan complicados!

         Ser de izquierdas no es nada sencillo. Porque nuestra ideología nos pide honestidad, solidaridad, esperanza y justicia. Cuatro cosas maravillosas pero frágiles. Frágiles en la medida en la que se sostienen en la bondad de las personas. Y malos hay en todas partes. Estúpidos también (os recomiendo leer el maravilloso librito de Carlo M. Cipolla sobre la estupidez humana). No se puede ser de  izquierdas sólo un momento. Uno no es de izquierdas sin mancharse en el compromiso social. Uno no es de izquierdas si no sufre de verdad (y no rasgándose las vestiduras) con el dolor ajeno. No se puede ser de izquierda siendo mala persona.

Yo acabo de empezar una aventura extraordinaria. Mi afán diario será defender ideas y proponer proyectos; escuchar a todos, ¡a todos!, desde la educación democrática; aprender sin descanso los qués y cómos de las cosas que preocupan a las personas. Pero por encima de cualquier objetivo mi meta, que es mi punto de salida, será seguir siendo buena persona; ser alguien en quien se pueda confiar; alguien que vea en el Poder una herramienta y no un cetro. Alguien, en definitiva, como tú. Hoy he dado el paso yo, el mañana nos espera a los dos.

Anuncios

4 comentarios en “REFLEXIONES DE UNA CONCEJALA

  1. Desgraciadamente cada vez es más frecuente que los que aspiran a ser un cargo publico.,lo hacen por satisfacer sus necesidades personales ( vivir de la política ,aumentar su ego).Las peleas por ser candidato son sucias donde la política de izquierdas esta ausente.Al final la mayoría de estos cargos públicos se dedicaran a gestionar(ya se dedican) a lo que les deje el sistema , ni tan siquiera en la posición son capaces de levantar la voz y el puño .,ya que se han integrado en las formas de “su democracia”. Las candidaturas del cambio no están demostrando nada nuevo en la mayoría de las instituciones en las que han entradado.Esa otra forma de hacer política sigue sin aparecer.

    Me gusta

  2. Mucho ánimo Vane!! Siempre se dice que Roma no se construyó en un día. Poco a poco y con trabajo honesto, duro y velando por la gente. Se conseguirá.
    Ser de izquierdas es difícil, si. Pero ser coherente y constante más. Vosotros por lo que vemos, lo estáis siendo.
    Y seguro que habrá momentos difíciles, pero estoy seguro que sabrás afrontarlos y superarlos.

    Me gusta

    1. Gracias por compartir tus reflexiones Vanessa, nunca hasta ahora me había sentido mejor representada. Sé que vais a hacer todo lo posible por cumplir con vuestros compromisos, porque os lo creéis y porque sois honest@s. Mucha Suerte y disfruta desde el primer momento de este viaje.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s